Somos not office. Y eso para nosotros no es una marca, es una forma de vivir.

Hacemos ropa para gente con identidad propia, no para disfrazar a nadie de nada. Elegimos telas que otros diseñadores no se animan a usar y hacemos muy pocas prendas. Además, en lugar de recurrir a talleres de maquila donde los trabajadores ganan miserias, elegimos trabajar con sastres y costureros independientes en Xochimilco. Con esto nos aseguramos de que el dinero llega a quien realmente lo necesita y garantizamos que cada camisa tendrá la dedicación que requiere.

Estamos en México y en Argentina, y hacemos envíos a todo el mundo.